jueves, 27 de septiembre de 2018

1.581 euros contra la mutilación genital femenina


El Pícnic Solidario del 19 de septiembre tuvo unos resultados económicos de impresión: 1.581 euros que irán a parar a la ONG Save a Girl Save a Generation. Se trata de una organización que trabaja contra la mutilación genital femenina, una barbarie que todavía sufren muchas niñas y mujeres de aquí y de allí. Gracias a la aportación del centenar largo de personas que vinieron y al esfuerzo desinteresado de hortelanos, hortelanas y a la Taberna Errante y a Pajaritos Mojados. Aquí os contamos, más o menos, cómo fue el devenir de la noche.

Se nota que ya llevamos muchos Pícnis encima. La máquina de montaje funciona como el engranaje de una máquina bien engrasada. Cada persona sabe lo que hay que hacer, dónde va cada silla, cada banco, cada mesa. Solo con mirarnos a la cara sabemos cuál es el paso siguiente en la organización de la fiesta. Tal es así, que a las 19,30 ya estaba todo montado y no sabíamos qué hacer. A eficiencia nos gana poca gente.

Hay que decir que una labor previa necesaria fue la de barrer y retirar la basura acumulada en el parque. Resulta que el abandono del Parque de La Cornisa ha llegado a tal punto que solo es recogida la basura de los lugares más visibles del mismo, por lo que en las inmediaciones del huerto o en los rincones escondidos del parque se acumulan latas, botellas, plásticos, deyecciones sólidas humanas y caninas, cartones y otros elementos que no son propios del principal espacio verde del barrio. Agradecemos a nuestro querido Concejal del Distrito, Jorge García Castaño, el interés mostrado durante todos estos años para con el parque y el barrio.

Haciendo las tareas de limpieza que el Ayuntamiento no hace
Se notó que los ritmos a mediados de septiembre son distintos a los del verano. Se vio poca infancia y poca maternidad y paternidad acompañante en el Pícnic. La gente fue viniendo a cuenta gotas, poco a poco, como quien no quiere la cosa. Las raciones de comida iban sirviéndose con mucha calma pero a buen ritmo. 

Todo preparado para hincar el diente
Y qué platos. Una vez más no sabíamos qué pedir porque estaba todo riquísimo. La lasaña ¡qué lasaña! Y la empanada de queso... ummmmmmmmmm, deliciosa. Y los clásicos también estaban allí: la ensaladilla, las hamburguesitas, el hummus. Realmente, como siempre, todo estaba rico, rico. Arguiñano y Arzac no vinieron, pero llamaron entristecidos por no poder venir. Ellos se lo pierden. 

Y poco a poco llegó el fin del evento. Una noche maravillosa más en compañía de gente no menos maravillosa (por lo menos los que yo conocía, del resto no nos hacemos cargo). Al año que viene más. O...... ¿seguro que no va a haber otro Pícnic en este veroño? Veremos, veremos.







Menos mal que hay familias (y niñas) que son incondicionales




lunes, 17 de septiembre de 2018

Miércoles 19 de septiembre. Pícnic Solidario



El miércoles 19 de septiembre vuelven los Picnics Solidarios del huerto de La Cornisa. A partir de las 20,00 h. 

No te pierdas el último del verano.

Todos los beneficios irán destinados a Save a Girl Save a Generation, una organización que trabaja contra la mutilación genital femenina.

miércoles, 27 de junio de 2018

La irresponsabilidad del concejal Jorge Gª Castaño en las hogueras de La Cornisa

Como todos los 23 de junio las hogueras de San Juan fueron la escusa para montar un macro-botellón, esta vez (al igual que el año pasado) consentido y amparado por el Concejal del Distrito Centro, Jorge García Castaño. Ante nuestros llamamientos para que, desde la Concejalía, se pusiesen medidas para garantizar un mínimo de respeto, limpieza y seguridad en el Parque, lo único que se consiguió fue que los servicios del Ayuntamiento llevasen un camión de leña para favorecer la realización de fuego en el espacio público y fomentar una serie de actividades que no están permitidas en ningún modo en parques y jardines.

Desde el Huerto Comunitario de La Cornisa, sabedores de los desmanes que pueden provocar algún millar de personas bebidas y realizando fuegos sin ningún tipo de control, solicitamos al Concejal Gª Castaño, la presencia continua del personal de bomberos, servicios públicos para hombres y mujeres, vallados perimetrales del huerto y de la zona infantil como lugares más frágiles (meados, basuras, robos de madera,...), suficiente policía municipal que garantizase el orden y proceder a desalojar el Parque a una hora prudencial. Nada revolucionario.

Pero como decíamos, lo único que se consiguió fue que nuestro amigo Jorge nos regalara un bonito camión lleno de leña lista para arder. La presencia policial se limitó a un coche patrulla con dos policías. Los bomberos aparecieron en un momento de la noche y se fueron. Más tarde volvieron de nuevo y se volvieron a ir.

Si los que gobiernan la Concejalía de Centro son de una irresponsabilidad absoluta, no lo fueron los funcionarios públicos de la policía municipal ni de los bomberos. A su llegada, se pusieron a custodiar la madera que todavía no había sido quemada y a no permitir que nadie más la cogiera. Cosa lógica y de cajón, ya que no pueden favorecer que se cometa ningún acto no permitido. No cabían en indignación y sorpresa cuando supieron que esa madera había sido llevada por el mismo Ayuntamiento que les paga.

Igualmente los bomberos hicieron lo que pudieron para apagar alguna que otra hoguera muy próxima a los árboles o con un peligro más que evidente por sus dimensiones.

Pero poco más pudieron hacer. El resultado fue que nuestro no suficientemente valorado Concejal de Centro, amparó y permitió decenas de fuegos sin ningún control, un botellón multitudinario, la venta y consumo de alcohol a raudales (incluso había instalado un puesto de venta de todo tipo de bebidas y bocadillos hechos a la parrilla), el depósito de cientos y cientos de kilos de basura...

Hay que decir que otros años, los servicios de limpieza actuaban rápido y con celeridad. Este año, ni eso. No hubo ningún refuerzo a la limpieza ordinaria de un domingo por la mañana. Es decir, desde las siete de la mañana dos operarios se las vieron y desearon para recoger los detritus de la barbarie de la noche anterior. A las 15,00 horas las montañas de residuos todavía se amontonaban en muchos lugares de parque.

Jorge Gª Castaño, a las personas que vivimos en el barrio de La Latina se nos están haciendo muy largos los años de su mandato. Ya estamos hartos de sus desprecios, de sus falsedades y de que nos tome por tontos.

Leña dejada por el Ayuntamiento en el Parque la mañana del 23 de junio. Los restos que no se quemaron todavía están a día 27 de junio en el Parque

Basura y restos de hoguera en la mañana del 24 de junio


Valla rota tras las hogueras de San Juan

Basuras y otra valla rota tras las hogueras


Picnic Solidario. 838 euros de ayuda para Guatemala


El primer Picnic Solidario del verano ha recaudado nada menos que 838 euros, que irán destinados a ayudar a las gentes de Guatemala. Se lo daremos a Alas, una organización pequeñita que está trabajando con otras ONG locales para apoyar en la coordinación de los esfuerzos e identificación de necesidades: 

1. Construcción de duchas para un nuevo albergue a gran escala en Escuintla, que servirá de apoyo a quienes han estado viviendo en los albergues improvisados. 
2. Construcción de módulos temporales para las familias que vivían en San Miguel, Los Lotes y El Rodeo, comunidades completamente destruidas por el terremoto y actualmente inhabitables. 
3. A largo plazo, se construirá un nuevo pueblo para las familias de las comunidades que no puedan reconstruirse. Alas se ha comprometido a construir un centro de salud para este nuevo pueblo.

Muchísimas gracias a todas las personas que vinieron al Picnic, que dejaron de lado el fúrbol, a las chicas de La Taberna Errante por su esfuerzo y rica comida y a los chicos de Los Pajaritos Mojados por su comida rica y su esfuerzo.

Larga vida al Picnic Solidario.

Y si te lo perdiste... ¡Atención! que pronto volveremos de nuevo... 










viernes, 1 de septiembre de 2017

CENA SOLIDARIA. MIÉRCOLES 6 SEPTIEMBRE. DESDE LAS 20,30 H.



Después del calor veraniego, volvemos a la carga con las cenas solidarias. Ésta será la cuarta y, salvo que el cambio climático nos dé un mes de septiembre con una ola irresistible de calor, también será la última de este año.

La recaudación de la cena será donada íntegramente a la ONG "Caminando fronteras", una gente que se deja la piel con los migrantes del estrecho.

Ya sabéis como funciona esto. Se trata de pasar una agradable velada en el entorno del huerto, disfrutando de uno de los mejores atardeceres de Madrid, con una cenita rica-rica preparada por La Taberna Errante y Los Pajaritos Mojados. El menú son 10 euros, con la bebida incluida.

No dejési de venir, cenad en buena compañía, conoced el Huerto, el Parque y sus gentes y echad unas cervezas con tranquilidad... Porque hay otras formas de divertirse en el barrio más allá de la cutrez, la suciedad y el ruido del "latineo".

viernes, 14 de julio de 2017

Unos 1.000 euros para ayudar a las personas ancianas

La última cena solidaria ha sido todo un éxito. Por varios motivos. El primero, porque hemos conseguido recaudar unos 1.000 euros (euro arriba, euro abajo) para la asociación "Amigos de los Mayores", un colectivo que se dedica a dar servicios de atención y ayuda a las personas ancianas. El segundo motivo porque nos congregamos allí un número de personas que sobrepasó las expectativas más optimistas. El tercer motivo, porque como dice el tablón de las tareas del huerto, hay que ser felices, y, en la noche calurosa del 12 de julio, lo fuimos en buena medida.

Ya sabéis como funcionan estas cenas solidarias. Hay cuatro ingredientes básicos. Un huerto urbano comunitario (el de La Cornisa); una gente que cocina de lo lindo (La Taberna Errante y Los Pajaritos Mojados); una asociación sin ánimo de lucro al que se le ofrece la recaudación íntegra de la cena; y la gente solidaria que se acerca cambiar un poco de dinero por una cena diferente en un sitio especial.

Hay quien considera que los actos humanos se rigen por el cálculo egoísta de la obtención de un beneficio personal en el esfuerzo, que homo homini lupus, que el Homo economicus es la esencia de la especie humana y que la competencia es el factor clave en la evolución humana. Pero los hay que consideramos que la solidaridad, la cooperación y el esfuerzo desinteresado son la base y el centro en todas las relaciones humanas y que sin estos principios ninguna sociedad humana hubiera podido existir. Quizás estemos en un error y no sea así. Pero estamos en lo cierto de que las sociedades regidas por estos principios son más bonitas, más vivibles, más sostenibles, más humanas.

Por ello estas cenas solidarias, por ello nuestro huerto es comunitario (nada es nadie, todo es de quien participa con su esfuerzo), por ello nos gusta un barrio más cercano y de las gentes que lo habitamos y compartimos...

Estos principios volaban ayer entre la gente que conversaba y cenaba al ritmo del calor de la noche. Todo lentamente. Como la cocina de las Errantes y los Pajaritos, como los ritmos del huerto. Lentos, pero seguros de que lo que hacemos da un toque de color en el barrio.

Por ahí se oye decir que a finales de agosto volverá a ser el próximo Picnic Solidario. Prestad atención, no sea que te lo vayas a perder.

Más allá están la cutrez, el ruido, la suciedad y el Latineo. Vente pal huerto, no lo dudes.



Una de morcilla de Burgos y dos frisuelos, por favor


Una de botillo y cuatro casadielles, majo

A la izquierda, un somier errante




En el mundo hay dos tipos de personas: las que son de Puertollano y las demás.
Invitadas solidarias



lunes, 3 de julio de 2017

649 euros para mujeres víctimas de violencia machista

El segundo "Picnic Solidario" consiguió recaudar 649 euros que irán íntegramente a la asociación Otro Tiempo y a sus proyectos con mujeres víctimas de violencia machista (http://otrotiempo.org/). Fue una cena igual de agradable que la celebrada hace tres semanas pero mucho más ventosa. El día 12 iremos a por la siguiente.




Son las 20,30 horas y todo está dispuesto. Las mesas y bancos en el Parque, las banderitas de fiesta colgadas entre árbol y árbol, los manjares en la mesa y la bebida en hielo. Huerto, Errantes y Pajaritos lo tienen todo controlado. Un goteo incesante de lo mejorcito de cada casa va aproximándose al huerto. Público hambriento de solidarizarse con causas justas e imperiosas.

Muchos de los que vienen son del barrio. Otras son de aquí y allá, que no se pierden el Picnic por nada. Hay quien ha venido desde Torrejón, andando y casi a ciegas. Incluso una pareja, embarazada, han llegado desde Ucrania. Y más difícil todavía, una chavala se ha cogido un autobús desde el mismísimo Seseña solo para gastarse los 10 euros que le ha dado su padre de paga. 

Y los bigotes van moviéndose sin pausa. Gaznates que se llenan de ricos alimentos acompañados de cerveza para que aligere el paso. Un saxofón suelta, con calma y sin aparente fin, las notas que sopla su saxofonista. Un grillo acompaña desde una rama del árbol más alto. Aquí todo el que puede colabora.

No es que haga precisamente calor. Ni mucho menos. Está la noche como para ponerse una rebequita, como nos diría nuestra madre. El calor humano que se genera, entre conversación y conversación, puede con la frío viento que llega desde la sierra. Sí, desde el Huerto de La Cornisa se ve la sierra, la tenemos delante. Mira, está anocheciendo. Todo el cielo es rojo, como el alma de alguno.

Jopi va vendiendo tiques sin parar. Te lee el menú y te recomienda un plato según el color de tus ojos. Y no falla. La sabiduría la viene desde Jaén, esa tierra que se negaba a ser esclava con todos sus olivares. Rendirse jamás.

Elena te sirve un plato y otro por allá. Si os fijáis en sus pies no tocan el suelo. Levita. Sonríe. Levita y sonríe. Y tal cual cocina ella (Los trozos cuanto más pequeños, mejor). Cuando comes un poco de su ensaladilla también sonríes. Y levitas.

Si ves de lejos a los Pajaritos (Gabi, Tato, Diego y Caio) son como un ser de cuatro cabezas y ocho brazos. Se mueven casi al compás. Como un reloj de precisión. Un brazo te sirve un guacamole y el brazo de más allá te está poniendo el hummus, mientras, una voz hipnótica salida del cono sur, te saluda y te agradece que estés allí mismo. Amabilidad sin par.

El saxofón se ha callado. Hay que recoger. Una mesa por aquí, un banco por allá, me llevo los residuos para separarlos en su contenedor, acábate esta lata de cerveza que yo no puedo más, recoge esa colilla que has tirado al suelo, me llevo las sobras para comer mañana... En cuarto de hora todo es silencio de nuevo. Sólo se escucha la conversación del viento con las ramas del árbol más alto. El grillo se va también a dormir.

El miércoles 12 de julio volveremos de nuevo. Yo no me lo perdería... Porque ya sabéis, otro ocio es posible en el barrio, más allá de la cutrez, la suciedad, el ruido y el latineo.



Ñam, ñam, ñam, ñam 
IratisandMayas familys



Hay que reponer fuerzas, si es que vienes desde Torrejón

Sonríe y levita


Quiero dos menús, una de rabas y dos claretes

Cocina sincronizada